Archivo de la etiqueta: Ray Bradbury

Ray Bradbury: “Crónicas marcianas” y “Fahrenheit 451”

Hay historias de crecimiento personal entre los escritores, y algunas son fabulosas. La del escritor de ciencia ficción Ray Bradbury es una de ellas. Nacido en 1920 en el seno de una familia pobre, no tuvo acceso a los estudios universitarios por razones meramente económicas. De este modo, tuvo que desempeñar desde muy joven distintos empleos para sobrevivir. De manera paralela, se formaba de manera totalmente autodidacta y era un lector verdaderamente voraz.

Como en tantos otros casos que hemos visto en esta bitácora, su pasión por la lectura se transformó en creación literaria, y cuando apenas tenía veinte años ya escribía sus primeros cuentos. Unos cuantos años después, comenzaron a ser aceptados en revistas y al poco comenzó a vivir de lo que escribía. Entre sus trabajos podemos encontrar una gran variedad: creación de argumentos en series, guiones en películas televisivas y de cine (suya es la adaptación de Moby Dick junto a John Huston).

Ray Bradbury y su narrativa

Su obra más conocida es “Crónicas marcianas”. En su obra podemos encontrar claros propósitos morales, que convierten algunos de sus cuentos en fábulas de ciencia ficción, aunque de gran calado filosófico y, sobre todo, metafísico. La experiencia existencial está repleta de incertidumbres, lo cual convierte la vida en un viaje que provoca gran ansiedad y en ocasiones padecimiento al lector. Pese a que “Crónicas marcianas” relata los primeros viajes hacia Marte y su posterior colonización, no se definía a sí mismo como escritor de ciencia ficción sino de fantasía. Seguramente se refería a que en su narrativa no prima tanto el componente tecnológico (que señalábamos en una anterior entrada) como imaginativo y emocional.

Sin embargo, en Fahrenheit 451 (temperatura a la que arde el papel) podemos encontrar elementos claros de ciencia ficción –como se podían hallar en la novela 1984 de George Orwell, de la que hablaremos próximamente. Con ello me refiero a elementos futuristas y apolalípticos, donde la sociedad se ha desviado de su marcha democrática, donde el control gubernamental mantiene en clara sumisión a la población. Si en la novela de Orwell el control se realizaba mediante el análisis del pensamiento por métodos tenológicos, en la novela de Bradbury el gobierno ejerce su coherción social mediante la quema indiscriminada de libros (recordemos que el autor vivió en su más tierna infancia el horror de la segunda guerra mundial y, por ende, del fascismo).

Os recomiendo además la adaptación de Fahrenheit 451 que realizó François Truffaut en 1966. Es una combinación muy interesante esta obra cumbre de Bradbury con la proyección cinematográfica de la nouvelle vague.

Ray Bradbury
Ray Bradbury